General

“Hay un antes y un después desde de la leche sin lactosa”

Sin lugar a dudas la leche tiene una importancia vital durante el desarrollo y crecimiento y es fundamental para nuestra estructura ósea. Sin embargo, hay personas que no toleran uno de sus componentes, la lactosa, lo que trae consigo la dificultad en reponer todos los nutrientes y minerales que aporta este alimento al organismo. Afortunadamente, hoy el mercado ofrece alternativas que permiten sostener una alimentación sana al hacer frente a este problema.

La intolerancia a la lactosa es una alteración en el proceso digestivo, que ocurre debido al déficit de la enzima “lactase” que cumple la función de degradar durante la digestión la lactosa, un azúcar contenido en la leche, lo que provoca diversos síntomas, como la distención abdominal, gases, meteorismos, náuseas, dolores, sensación de pesadez e incluso diarrea.

El gastroenterólogo Aníbal Mareco aclara que la intolerancia no presenta ningún síntoma carencial, como la anemia o pérdida de peso. “No significa que exista una predisposición a otro tipo de enfermedad, eso es lo que genera temor en la gente y está totalmente demostrado que no tiene ninguna vinculación con nada”.

En algunos casos, al presentarse los síntomas de la intolerancia a la lactosa, se evita la leche y se inicia la suplementación con otros alimentos. En ese proceso se abre la posibilidad del consumo de comidas poco saludables y que pueden provocar el surgimiento de otros problemas, como la obesidad.

La leche deslactosada o sin lactosa es una alternativa que presenta el mercado lácteo para paliar esta problemática y posibilitar el consumo del alimento, que se destaca por su completa composición al reunir diversos nutrientes, minerales y vitaminas que son esenciales para el bienestar físico y mental del organismo.

“Hay un antes y un después desde el advenimiento de la leche sin lactosa acá en Paraguay, a nosotros los gastroenterólogos nos ayudó mucho”, explica el profesional médico que además comenta que de cada 10 pacientes que recibe, 3 a 4 acuden a la consulta con los síntomas de intolerancia a la lactosa.

“Hay familias enteras que son intolerantes, que no podían consumir lácteos y desde que apareció en el mercado la leche sin lactosa, la están consumiendo. Yo frecuentemente le indico a aquellos pacientes que sospecho que tienen este problema o que están con meteorismos, que cambien la leche del día a día y luego perciben que desaparecen los síntomas”, acotó Mareco.

HOY

Comentarios

Más popular

Arriba