General

Viceministra ratifica reducción de la pobreza en un 50%

La identificación de la pobreza implica realizar comparativas entre distintos niveles de bienestar. Jazmín Gustale, viceministra de Crecimiento Económico Inclusivo de la Secretaría Técnica de Planificación, dijo que la pobreza en Paraguay se redujo del 2011 a la fecha en un 50%, es decir, de un 11% en aquel año a un 6% hoy en el 2017.

En una entrevista para el programa Tribuna, emitido, por Paraguay TV, resaltó que según los resultados de la Encuesta Permanente de Hogares 2016, basados en nuevos parámetros, la población paraguaya considerada en situación de pobreza representa 28,86% del total de habitantes del país. Esto significa que alrededor de 1 millón 900 mil personas residen en hogares cuyos ingresos per cápita son inferiores al costo de una canasta básica de consumo, estimado para dicho año.

Mientras, la población en situación de extrema pobreza, también denominada indigente (aquella cuyo ingreso mensual per cápita no logra cubrir el costo de una canasta mínima de consumo alimentario), llega a 387 mil personas aproximadamente.

“Si hablamos de pobreza total, tenemos 1.950.000 paraguayos que son pobres. Estamos hablando en términos monetarios, del 29% de la población. Y hay unos 380 mil paraguayos que están en pobreza extrema, es decir, un 6% de la población. Entonces lo que nos hemos propuesto como sociedad, dentro del Plan Nacional de Desarrollo para el 2030, es erradicar esa población extrema. Es decir, que ese 6% desaparezca, que en el 2011, era del 11%, o sea hemos bajado un 50%”, mencionó la viceministra.

Según la CEPAL, las ideas del premio Nobel de Economía, Amartya Sen, de la filósofa Martha Nussbaum y de otros economistas. han establecido un importante marco conceptual para la búsqueda de mediciones multidimensionales de la pobreza. Asimismo, la búsqueda de los gobiernos por diseñar medidas que reflejen mejor la realidad de sus países y su comprensión de la pobreza los ha llevado a incursionar en este tipo de enfoque, en algunos casos incorporando esta forma de medición a sus medidas oficiales de pobreza.

La funcionaria de gobierno, explicó que la pobreza se mide en base a los ingresos que tiene la persona para enfrentar necesidades bienes, servicios y canasta básica.

“El gobierno buscando una medición más allá de los resultados, enfocados en preguntarnos, que tenemos que hacer para reducir la pobreza, adoptó el índice de progreso social, que es un aspecto más multidimensional que se basa en resultados”, explicó.

Sostuvo que este aspecto se basa en tres niveles, uno referente a las necesidades básicas insatisfechas. Luego un segundo nivel basado en la calidad de vida como los accesos a la salud, comunicación, tv, internet, telefonía, medioambiente. Finalmente en un tercer nivel, el desarrollo potencial del individuo, sus derechos personales, acceso a vivienda, inclusión social y acceso a la educación superior.

“Todos estos niveles están anexados a una política pública de estado que tenemos que ir mejorando, que más allá de medir la pobreza, es ver cuánto tengo acceso a desarrollar mi potencial como persona, el acceso a las oportunidades que tengo, a trabajar, a ser feliz”, subrayó.

Asimismo, señaló que es interesante ver que este índice tiene una versión internacional donde hay comparaciones entre países, pero que aquí tenemos la versión nacional con instituciones paraguayas, medidas por departamentos, cual es la diferencia entre los zonas del país.

“El índice de la pobreza medido en forma monetaria es como una radiografía, te llega a los huesos pero no al tejido blando. Pero con el índice de progreso social se llega a este tejido blando para detectar los problemas y para solucionar las necesidades“, dijo.

Destacó además que “este índice se basa en resultados, te permite capturar los avances sociales como sociedad, sacar conclusiones de las variaciones que van teniendo, tener una radiografía del 2016, con respecto al 2017 cuanto avanzamos, a ver si el gobierno se enfocó en aquellas necesidades que yo como ciudadano necesito”

“Es como un parámetro de medición para pedir resultados al gobierno”, explicó.

Ahora bien, la viceministra Gustale, en forma pedagógica, se preguntó si como hicieron los países para reducir la pobreza?

“Fueron políticas multidimensionales, que no se reducen solamente a darles dinero, sino atacando la pobreza por todas partes. Como el programa sembrando oportunidades, primero adultos mayores, luego con Tekoporâ que es importante para la pobreza extrema. Porque de ese 6%, el 90% se encuentra en el área rural, que ya no tiene capacidad para obtener un empleo, por diversos factores, mala nutrición, enfermedad entre otros, se ataca con varios programas en todos los aspectos”, detalló.

Luego señaló que cuando se habla de pobreza total, hay otras alternativas para enfrentarla con emprendedurismo, asistencia agropecuaria. “Está el paraguas que es el programa “Sembrando Oportunidades con 28 instituciones públicas trabajando juntas, no solo en el aporte económico, sino está el MAG, SALUD, Juventud, entre las 28 que trabajan”, sostuvo.

Finalmente destacó que el actual gobierno está en el camino correcto. “Estamos a mitad de camino, como sociedad debemos seguir fortaleciéndonos. Poner la camiseta del país y entre todos llevar esta responsabilidad. La pobreza no es solo un problema de gobierno sino que todos debemos contribuir para enfrentarla”, finalizó.

LA NACION

Comentarios

Más popular

Arriba