Nacionales

Argentina levanta el muro fronterizo que Brasil impidió

Parte del cuestionado muro que Yacyretá construye en la frontera del lado argentino, en la costanera de Posadas. | Foto: Gentileza
argentina-levanta-el-muro-fronterizo-que-brasil-impidio
En 2007, la Receita Federal brasileña empezó a construir un muro en la frontera entre Ciudad del Este y Foz de Yguazú, pero el entonces presidente Lula da Silva ordenó parar, porque “ya hay demasiados muros de la vergüenza”. Ahora la aduana argentina, en la frontera de Posadas con Encarnación, levanta otro gran muro que pone límites al acceso peatonal desde el Paraguay.
“Les voy a dar una primicia: ya ordené parar ese muro que comenzaron a construir en la frontera entre Foz de Yguazú y Ciudad del Este. Yo no estaba enterado de eso y ordené atajar. ¡Basta de muros de la vergüenza entre nuestros países…”.

Con estas expresiones nos recibió el entonces presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva a los periodistas paraguayos en su despacho del Palacio Planalto, en Brasilia, el jueves 17 de mayo de 2007, semanas antes de su primera visita oficial a Asunción.

De ese modo, el mandatario ponía paños fríos al conflicto que se había desatado con el Paraguay, cuando en los primeros meses de ese año se empezó a levantar un alto vallado en los alrededores del Puente de Amistad, en la costa brasileña del río Paraná, como una iniciativa de la Receita Federal y la Aduana del vecino país, presuntamente para evitar el acceso de peatones y embarcaciones que ingresaban con mercaderías desde nuestro país.

El proyecto recibió en ese momento duras críticas de las cámaras de comercio y de las organizaciones de empresarios y trabajadores, tanto de Ciudad del Este como de la propia Foz de Yguazú.

“El muro, en lugar de favorecer la integración que se busca con el Mercosur, está dando una imagen de separación y de discriminación con la gente que llega desde un país hermano”, había señalado el entonces presidente de la Cámara de Vereadores (concejales municipales) de Foz de Yguazú, Carlos Budel.

Finalmente, el propio presidente brasileño, Lula, frenó drásticamente el proyecto y ordenó desmantelar las primeras obras del muro, que ya se habían iniciado.

“¡No… no habrá muro!”, aseguró enfáticamente en el reportaje publicado por Última Hora. “Esta fue una decisión de Gobierno. Basta con lo de Berlín, con lo de México y Estados Unidos, con lo de la Franja de Gaza. ¡No queremos más muros!”, exclamó Lula.

Desde entonces, no se volvió a hablar de ningún otro proyecto de muro fronterizo a ser construido en la frontera paraguayo-brasileña.

Ahora es la Argentina la que levanta muros

Ocho años después de la controversia provocada por el frustrado muro en la frontera con Brasil, aparece otra valla fronteriza que causa malestar, esta vez en la zona fronteriza de Argentina con Paraguay.

Aunque es presentada como una obra de mejoramiento vial construida por la entidad binacional Yacyretá en torno al nuevo Centro de Frontera –que reúne a sedes de Aduanas, Migraciones y Gendarmería-, en la cabecera del lado argentino del Puente Internacional San Ignacio de Loyola, que une a las ciudades de Posadas y Encarnación, la extensa barrera de hormigón, de 5 metros de alto y 1.300 metros de largo, clausura totalmente la posibilidad del acceso peatonal por la zona primaria del puente, que hasta hace pocas semanas se permitía.

Aparentemente, en este caso la intención también es cerrar el paso de los cientos de “paseros” paraguayos y argentinos que diariamente cruzan la frontera de muchas maneras transportando mercaderías –en lanchas, motos y principalmente a pie-, obligando a que solo se pueda acceder al paso fronterizo por una vía de automotores.
Con la terminación del muro, “el acceso peatonal quedará absolutamente restringido para acceder al Puente Internacional San Roque González de Santacruz”, había advertido a finales de julio el diario El Territorio, de la ciudad de Posadas.

Por esta obra el ex gobernador de la provincia argentina de Misiones, Ricardo Barrios Arrechea, en un artículo publicado por El Territorio, criticó duramente al actual director argentino de Yacyretá, Óscar Thomas, a quien califica de “soberbio” y de “intendente paralelo” de Posadas.

“Lamentablemente, en vez de ponerle un moño a sus tareas, puso un bruto y horrible muro que complica el tránsito y afea el paisaje”, dice Barrios Arrechea.

La obra, sin embargo, es presentada por las autoridades locales y por la EBY como parte de una amplia intervención urbana y modernización de la ciudad misionera, fronteriza con el Paraguay.
jpg
Polémica por la construcción del muro

Tras divulgarse el estado actual de la obra y empezar el cierre del acceso peatonal, se desató una fuerte polémica, tanto en Paraguay como en Argentina.

“Antes que la gente salga con boludeces como que México o no sé qué pelota, Encarnación y Posadas están divididas naturalmente por el río Paraná y unidas artificialmente por el puente internacional San Roque González de Santacruz. Este muro es una cosa interna en el territorio argentino, es un quilombo interno entre la Gobernación de la Provincia de Misiones, la EBY lado argentino y la Municipalidad de Posadas. Prensa, dejen de mentir o colocar en el pensamiento general información errónea que luego se malinterpreta y no sirve más que para desunir”, posteó el fotógrafo Zenoura en su perfil de Facebook.

La postura del artista produjo diversas respuestas. “¡Lo que dice el informe (periodístico) es real! ¡Es así, tal cual! No sé si es interno, pero está afectando a mucha gente, la verdad (el muro) es una mierda”, destaca la encarnacena Katherin Guerrero da Silva.

La entrevista en que Lula prometió que no habrá muros que dividan la frontera con Paraguay.

La misma explica en qué consiste el problema: “La mayoría de la gente que trabaja en el paso, en ambos lados, toma el bondi en ambas cabeceras. Del lado argentino hay una feria o placita, en la cual casi todos son paraguayos y algunos viven acá en Encarnación. Ahora ya no se puede tomar el bus de ese lado y lo peor es que la gente, que de ida y vuelta paraba en la placita, ya no lo hace porque al chocar con el muro, esa placita quedó aislada y uno debe desviar 5 kilómetros para retomar el acceso y lo mismo con el bus”.

Katherin reconoce que nadie pasa caminando el puente, “pero otros afectados también son las mototaxis, que de una te dejaban en la placita y ahora ya nadie las utiliza, ya que no pueden pagar el largo tramo que hay que ir para llegar ahí, a 200 metros pasando el muro. La lancha está más lejos y ya dejó de funcionar. El tren no te deja al otro lado de ese muro, y ese es el problema: cruzás el puente y chocás contra el muro”.

Además menciona otro detalle sensible: “Está la gente que vive ahí, antes tenían vista al río desde sus casas y hoy tienen un muro gigante y horrible, tipo frontera México-EEUU. También las propiedades se desvalorizaron, ya que el combo “vista al río” que incluían en la oferta de venta ya no existe”.

Juntando firmas para detener la obra

“¿El muro de Palestina e Israel? No, Posadas Misiones. Zona Aduana”, posteó la tuitera Gabriela Guerrero el domingo último, con una foto que muestra la imponencia de la muralla de concreto.
El tuit de @gabriguerrero fue republicado por el diario bonaerense La Nación, ilustrando un despacho del periodista César Sánchez Bonifato, en el cual ratifica que el muro “impide el ingreso de peatones a la cabecera del puente que une Posadas con Encarnación” y que la obra genera mucho “disgusto en la población local”.

“Detengan las construcción del muro entre Argentina y Paraguay”, pide una petición en la plataforma Change.Org en Internet, realizada por el ciudadano Daniel Prino, que este martes 18 ya lleva 2.500 firmas.

Así se ve el muro de Posadas al acceder desde el Paraguay. | Foto: Gentileza

“Con el Mercosur en pleno funcionamiento, es realmente vergonzoso que las autoridades del Estado Nacional Argentino, sentados en un escritorio en una cómoda oficina en la Capital Federal y sin conocer la realidad de las localidades fronterizas hayan levantado un muro perimetral que bloquea el libre tránsito tanto de ciudadanos argentinos como extranjeros, especialmente paraguayos”, plantea Prino en la fundamentación de su petitorio.

“Parece que se ha adoptado localmente la idea del reaccionario ultraderechista norteamericano Donald Trump que pidió la construcción de un muro en la frontera entre México y USA . En nuestra frontera con Paraguay eso no hace falta. Los funcionarios que hicieron posible este mamotreto son ignorantes de los usos y costumbres antiquísimas. Con esta construcción se hiere de muerte al “comercio fronterizo de pacotilla” con el cual muchísima gente humilde puede sobrevivir. Tanto argentinos como paraguayos. Además es horrible para la vista de una costanera que es un ejemplo de belleza natural. Amurallan el sector de ingreso más importante de la provincia de Misiones, mientras que descuidan cientos de puntos fronterizos por donde se cruza droga y contrabando a granel”, agrega.UH

Comentarios

Más popular

Arriba