Conectate con nosotros

Agro-negocios

“Los frigoríficos están obligados a reinventarse y los ganaderos a acompañar”, aseguró Pettengill

Publicado

en

El problema entre los ganaderos y la industria “es la falta de confianza”. Cada sector “intenta golpear al otro, y tantos golpes nos están haciendo daño. En lugar de avanzar, estamos retrocediendo cada día”, aseguró Alba Pettengill y resaltó: “Cómo se explica eso: estamos produciendo más toros que novillos, una apuesta horrible. Lo contrario que se necesita para un producto de calidad”.

La ex industrial, actual consejera de JBS Global y productora ganadera aseguró a Valor Agro que la principal causa de la mayor producción de toros tiene como consecuencia una “respuesta muy bien hecha del ganadero a la industria, porque el productor logra un mayor beneficio y a la industria no le importa pagar la calidad de lo que hace el ganadero”.

En ese sentido, afirmó que los dos sectores “están mal y tengo críticas para ambos”. A los ganaderos por “cómo van contra la industria”, con algunos reclamos que “no tienen sentido” y “están faltos de contexto”. Mientras que a la industria que “salga de su apoltronamiento”, porque “no vamos a mirar a futuro ni salir recuperados de esta crisis porque no tenemos opciones de venta”.

GANADEROS.

Pettengill aseguró que los precios de exportación de la carne vacuna y el valor de compra del ganado en un mismo periodo de análisis “no son correlativos y está mal”. Y explicó: “Nunca será igual el precio que se paga hoy por el ganado al que se exporta, son tiempos diferentes, pueden pasar semanas o meses, dependiendo de los mercados y el tipo de producto, para exportar la carne que se procesa hoy”.

Además dijo que en la industria frigorífica “existen muchos factores” que el ganadero no puede considerar en su totalidad en un análisis lineal. Y ejemplificó: “Los precios de los distintos productos que se venden, si se trabajó con Israel o no, el valor del cuero, los altos costos por operar al cincuenta por ciento, y así sucesivamente”.

Con esto, “no defiendo a la industria, simplemente digo que los ganaderos a veces sacamos cálculos sin tener clara cómo es la película de las empresas frigoríficas”.

La ex industrial y productora ganadera estimó, de acuerdo a la realidad de los mercados, que abril cerrará con un valor promedio de la tonelada exportada entre US$ 3.800 y US$ 3.850 por tonelada, cuando en enero se comercializó a US$ 4.610, una baja del 17%. “Según mi cálculo, desde enero a la fecha, el precio del ganado pasó de US$ 2,80 a US$ 2,20, un 21% menos. Es correlativo y hay que mirar qué sucedió con el negocio de la industria: cuánto perdió por la partida de los rabinos, por la renegociación o rechazo de contratos, la venta del cuero y más. Hay muchos puntos a considerar”.

INDUSTRIALES.

“Hoy tenemos cinco mercados importantes para la carne y se termina”, dijo Pettengill y adjudicó: “Mucho es por la culpa de la industria. Por qué no vamos a Egipto, solo JBS Brasil vende el 10% de su producción a ese país, el volumen de casi todo Paraguay. Hay que mirar Arabia, Emiratos, Ucrania, las Islas del Caribe, Sudáfrica y más”.

El problema es que “están muy cómodos” y “no quieren dificultades ni complicaciones”. Pero las industrias deben considerar que “para el ganadero también es complicado sacar su ganado con caminos horribles, para llegar a la planta y que no paguen nada, da bronca”. Por lo tanto, “todo es difícil, para los ganaderos y los frigoríficos, y la industria tiene que ir a algo más, debe reinventarse”.

Pettengill resaltó que es momento de “transformar la carne” y “no estar sentados peleando para saber quién es más fuerte”. “Hay que investigar los mercados para conocer qué más se puede trabajar, deberíamos ser los primeros interesados en dar valor agregado al producto”, subrayó.

“Hay que reinventarse, porque estar así es cómodo”, dijo la empresaria y añadió: “Ese cambio en la cabeza de la industria depende mucho del acompañamiento que haga el ganadero”, porque si no “seguiremos produciendo toros y caminando hacia atrás”.

Alba Pettengill consideró fundamental trabajar, productores e industriales, en la tipificación, porque en base a eso “va a permitir calificar el tipo de ganado, el valor agregado que le voy a dar a cada producto y el destino final que tendrá ese corte”.

Poder diferenciar un “novillo triple A” dará “más beneficios”, “en la medida que el industrial tenga tipificado el ganado y encuentre un cliente que pague más por ese producto, los precios también serán retribuidos en la cadena de producción”, dijo.

MOMENTO.

La ex industrial y actual consejera de JBS Global dijo que el país “entró mal a la pandemia”. Explicó que el coronavirus “termina de dar el golpe de gracia”, dado que la carne “viene mal desde finales de diciembre” con dificultades en los mercados: “Chile con problemas sociales, Rusia y la desvalorización del petróleo, el cambio de las monedas en la región y más”.

Dijo que a la industria frigorífica “se le desaparecieron mercados”, porque “se fueron los rabinos, a Rusia se opera con dos fábricas y Chile no ha salido de las dificultades. Todo esto, sumado el mercado local, influyó en el precio del ganado, que entró complicado a la pandemia y se terminó de complicar”.

En cuanto a perspectivas, Pettengill aseguró que “no será fácil la recuperación del mercado” pero resaltó que “estamos en el rubro que hay que estar en este momento, en los alimentos”. Y cerró: “No tengo dudas que los alimentos es uno de los rubros que más rápido se va a recuperar, pero también depende de la reactivación de la economía mundial”.

Fuente: Valor Agro.

Sigue leyendo
Anuncio
Anuncio

Recientes

Anuncio

Facebook

Anuncio
Anuncio

Tendencias