Conectate con nosotros

Internacionales

De los aviones a los cafés, la economía brasileña está en suspenso por la crisis

Publicado

en

En medio de la crisis económica y política más profunda de la última generación, Brasil se enfrenta a un clima de negocios tan negativo que se están congelando o reduciendo importantes proyectos de numerosos sectores, mientras que las pequeñas empresas rebajan los precios y cambian de foco.
Brasil se enfrenta a un clima de negocios tan negativo que se están congelando o reduciendo importantes proyectos
Christiana Sciaudone
21069641439987120
En Brasil, General Motors Co. ha paralizado fábricas y despedido a miles de trabajadores. Latam Airlines, la línea aérea más grande de la región, está eliminando vuelos. Y el tercer mayor fabricante de aviones del mundo, Embraer SA, aplazará el lanzamiento de su avión nuevo más grande.

“La inestabilidad política es enorme y está paralizando a Brasil”, dijo Eduardo Fischer, co-máximo responsable ejecutivo de la constructora MRV Engeharia Participações SA, en una entrevista del 5 de agosto. En Brasilia, la capital del país, “se aplazan, se cuestionan o se rechazan decisiones y medidas que es necesario tomar y no pasa nada”.

Hasta los bares de comidas se están viendo afectados.

Carambola’s, un local de jugos y sándwiches del distrito financiero de Sao Paulo, sufre una caída del 30 por ciento durante el almuerzo desde hace un par de meses. El bar ubicado en una esquina despidió a dos empleados y cierra más temprano porque los clientes han dejado de ir después de trabajar.

“La gente se trae el almuerzo de la casa”, señaló hace poco Rafael Bruno da Silva, gerente vespertino, mientras un solitario cliente bebía café. “Bajamos el precio del jugo pero no parece servir de mucho”.

Plan de sobornos

Los legisladores de la oposición y muchos ciudadanos piden la renuncia de la presidenta Dilma Rousseff, cuya popularidad ha caído a mínimos récord. Los presidentes del Senado y la Cámara Baja están siendo investigados por un presunto plan de sobornos que canalizaba dinero desde la empresa estatal Petrobras, la petrolera más endeudada del mundo, a los partidos políticos en el mayor escándalo de corrupción de la historia.

A esto se suma que los pronósticos indican que la economía se contraerá 2,01 por ciento este año, la inflación supera la meta del banco central y el desempleo llega al nivel más alto en cinco años. El real brasileño es la gran moneda de peor desempeño del mundo este año.

La crisis recuerda a la década de 1990, cuando se contrataban empleados para remarcar los precios en las tiendas de comestibles durante todo el día debido a la hiperinflación. Para otros, es una experiencia nueva y aterradora.

“Las generaciones jóvenes no han experimentado ninguna volatilidad”, explicó Fernando Perlatto, profesor de sociología de la universidad federal de Juiz de Fora. “Eso contribuye a la incertidumbre. La gente reduce costos, no se casa, etc. En la universidad, no estamos programando ni conferencias ni viajes ni eventos académicos”.

En mayo, el gobierno anunció que congelaría miles de millones de reales de gastos, inclusive 5.600 millones de reales para un programa de viviendas de la constructora MRV.

“Tenemos que dejar esto atrás”, dijo el máximo responsable ejecutivo Fischer. “Nuestro objetivo hoy es superar este teleteatro. De lo contrario, Brasil no avanzará”. 5DIAS

Sigue leyendo
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Facebook

Tendencias