Conectate con nosotros

Internacionales

Desplome sin precedentes en el petróleo: el West Texas colapsa y cotiza en negativo por primera vez en su historia

Publicado

en

El barril de referencia en EEUU toca mínimos no vistos en su historia
El Brent más de un 7%, alrededor de los 26 dólares
El temor sigue siendo que el exceso de producción sobrepase el almacenamiento

Debacle histórica del petróleo. El futuro para mayo del barril de West Texas ha sufrido un desplome de más del 260% en el día, algo jamás visto en este mercado, llegando al alcanzar valores negativos de hasta -35 dólares por barril al final de la sesión. En otras palabras, recibir dinero a cambio de poseer petróleo. El comprador de crudo no paga sino que recibe dinero por coger el petróleo y buscarle sitio (eso es lo difícil en un mercado saturado). El Brent, de referencia en Europa, también corrige alrededor de un 10, hasta los 25 dólares por barril. Este desplome se produce por el exceso de oferta, el hundimiento de la demanda y por el vencimiento del futuro de mayo, que obliga a entregar el crudo de forma física (al contado) en un momento en el que la infraestructura de almacenamiento está saturada. El futuro de junio, sin embargo, cotiza por encima de los 20 dólares.

De este modo, la debacle de los precios ha llevado a este futuro de petróleo a mínimos desde 1983, fecha en la que la Bolsa de Nueva York (NYMEX) lanzó los contratos de futuros sobre el crudo West Texas. De facto, estos son niveles mínimos de toda la historia para el petróleo.

Las dudas siguen reinando en el mercado por un doble motivo estrechamente vinculado. Por un lado, la caída de la demanda y por otro, la falta de espacio para almacenar el crudo. La caída en los precios refleja un exceso en las principales instalaciones de almacenamiento de EEUU y una gran caída en la demanda, ha confirmado Michael McCarthy, estratega jefe de mercado de CMC Markets en Sydney a Reuters

Por otro lado, desde la agencia Bloomberg apuntan a que una gran parte de la caída del crudo se produce porque el contrato del futuro de mayo expira este martes, lo que obliga a la recepción física del petróleo (recibir el crudo tal cual) en un momento en que la capacidad de almacenamiento es muy baja. El precio que se está siguiendo ahora mismo corresponde a ese futuro, que es el más cercano, pero desde mañana el precio de referencia serán los 20 dólares del futuro de junio.

«No se ha alcanzado el tope de capacidad, pero el temor es que lo hará», ha afirmado McCarthy, que agregó que una vez que se alcance la capacidad máxima, los productores tendrán que reducir la producción y soportar unos precios menores.

La semana pasada, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) calificó 2020 como «el peor año de la historia para el petróleo» y se refirió al presente mes como «abril negro», alertando, además, de que el exceso de oferta pondría a prueba la capacidad mundial de almacenar crudo, con el riesgo de que la saturación en algunos yacimientos obligue a parar la producción.

Todo ello, a pesar de que la OPEP y sus principales aliados, con Rusia a la cabeza, acordaron a principios de mes una reducción de la producción de 9,7 millones de barriles diarios para compensar el desplome de la demanda originada por la crisis del coronavirus.

Sin demanda, el petróleo se acumula en tanques y demás infraestructura. El problema es que este espacio tiene un límite y en algunos lugares ya se ha alcanzado, lo que está provocando que algunas empresas regalen prácticamente el petróleo.

La situación puede llegar a ser especialmente grave en algunos puntos concretos incluso antes de mediados de año. Exportar petróleo resulta caro estos días. La mayor parte de los petroleros están cargados con crudo a modo de plataformas flotantes usadas para almacenar el petróleo que no cabe en tierra.

«La capacidad de almacenamiento puede saturarse en algunas regiones antes de que ocurra a nivel global. Este es particularmente el caso en regiones sin acceso al mar en lugares de América del Norte o Rusia. Una vez que el almacenamiento local está saturado, si no hay medios para acceder directamente a los mercados internacionales, la producción debe detenerse. Los productores de crudo del oeste de Canadá, así como algunos productores de shale oil (petróleo de esquisto) en los EEUU, también enfrentan hoy estas limitaciones», sentenciaba la AIE en un informe de la semana pasada. https://www.eleconomista.es/

Sigue leyendo
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Facebook

Tendencias