Conectate con nosotros

Notas

Habilitan museo a cielo abierto con vestigios de la Guerra del Chaco en Loma Plata

Publicado

en

21 diciembre, 202033

La inauguración se realizó con presencia del jefe de Estado, Mario Abdo Benítez y del ministro Anroldo Wiens. Foto MOPC

Asunción, Paraguay, Agencia IP.- El Gobierno Nacional habilitó el museo a cielo abierto en el Fortín Mina Cué, con los vestigios de la Guerra del Chaco hallados durante el avance de las obras de la Ruta Bioceánica. El predio cuenta con 56 hectáreas y está ubicado en el kilómetro 180 de la Ruta Nacional PY15 en Loma Plata, departamento de Boquerón.

El acto de inauguración que se desarrolló este lunes estuvo encabezado por el presidente de la República, Mario Abdo Benítez y por el ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Arnoldo Wiens, además de autoridades locales.

En la ocasión, las autoridades destacaron que el museo constituye un verdadero tesoro para la historia paraguaya, ya que en el lugar se pueden apreciar vehículos y estructuras que datan de la época de la Guerra del Chaco (1932-1935), y que sirvieron para abastecer de agua a las tropas nacionales, en plena lucha por defender la región Occidental.

Asimismo se divisan restos de lo que fue una lavandería de la época y hasta un terreno contiguo que habría servido de cementerio para los compatriotas caídos en combate. A esta conclusión se llega por las características de las cruces en el predio, las cuales cuentan con doble travesaño, a diferencia de las que utilizaban las tropas bolivianas para sus fallecidos.

Los objetos históricos fueron hallados el pasado 7 de setiembre por una delegación de la cartera de Obras y posteriormente se encaró un trabajo conjunto con la Comisión Nacional de Puesta en Valor y Recuperación del Patrimonio Tangible de la Historia del Paraguay.

Reseña histórica

El predio donde se asienta el Museo Histórico, pertenecía en aquel tiempo a Carlos Casado, sitio que era explotado para la extracción de tanino.

Casado además contribuyó casi sin quererlo, de manera fundamental para que la contienda haya resultado favorable a las pretensiones nacionales, cuándo contrató al entonces experto en pozos, el francés León Fragnaud.

En plena contienda, Fragnaud fue contratado a su vez por el ejército paraguayo para la perforación de pozos acuíferos. Su enorme experiencia previa posibilitó que obtuviera el líquido vital, dirigiendo a un grupo de trabajadores y que posteriormente desde donde se asienta hoy el Museo a cielo abierto, el agua pueda ser distribuida a los soldados paraguayos, con los vehículos que hoy son exhibidos.

A modo de anécdota se cuenta que Fragnaud, quien posteriormente fue nombrado Mayor Honoris Causa, cuidando que los paraguayos no consuman agua con minerales que pudieran resultar fatales, colocaba el líquido en un tambor, con un sapo dentro. Si al día siguiente el sapo estaba vivo, era porque el agua podía llegar hasta los combatientes, según informó el MOPC.

Sigue leyendo
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Facebook

Tendencias