Conectate con nosotros

Notas

Mamá es quien se queda. Después de que todos van.

Publicado

en

Mamá es quien se queda. Después de que todos van.
Después de que la luz se apaga.
Después de que todos duermen.
Mamá se queda

A veces no queda en presencia física. Pero mamá siempre se queda. Una vez que tengas un hijo, nunca más tu corazón estará completamente donde estés. Una parte siempre se queda con él.

Quedas con ellos si comieron, si durmieron en el momento adecuado, si jugaron como deberían, si la maestra de la escuela es amable, si el amiguito dejó de venir, si papá no recordó dar la medicina

Mamá se queda. Queda atrapada en el corredera del espacio infantil, para jugar con su cría. Se apretó en la esquina de la cama al amanecer para asegurarse de que la tos ha mejorado. Se queda con el resto de la comida de su hijo, para no gastar más tiempo cocinando.

Es cuando a la gente, se queda donde nace junto a su madre. En su presencia entera. En su mirada atenta. En los brazos que le aprietan. En el regazo que le acoge.

Mamá es quien se queda, cuando el suelo desaparece bajo los pies, cuando todo el mundo se va, cuando las certezas se deshacen. Mamá se queda

Mamá es la terquedad del amor, que insiste en permanecer y ocupar todos los rincones. Es camino de curación, nada jamás será más transformador que amar a un hijo. Y nada jamás será más empoderador que ser amado por una madre.

Es porque mamá se queda, que su hijo va. Y en el hijo que se va, siempre queda con un poco de la madre: en una manera peculiar de doblar la ropa, en la manía de apilar los platos solo en el lado izquierdo del fregadero, en el hábito de siempre avisar que está entrando en el baño, en la compasión por los demás, en la mirada sensible, en la fuerza para luchar.

En el corazón de su hijo, mamá se queda

Feliz día de la madre ❤️❤️❤️

Sigue leyendo
Anuncio
Anuncio

Recientes

Facebook

Tendencias