Conectate con nosotros

Notas

Comenzó la campaña sojera con la perspectiva de una mejor producción

Publicado

en

El viernes último se inició ofi­cialmente en San Pedro la campaña de cultivo de la soja, y se aguarda que este año sea muy superior a la anterior y pueda ayu­dar a remontar las exportaciones hasta los niveles precedentes. Esta oleaginosa es habitualmente el principal cultivo de nuestro país y el más importante pro­ducto que genera divisas para la econo­mía paraguaya. La posibilidad de que el clima ayude con las lluvias necesarias hace pensar con mucho optimismo que se saldrá del mal momento anterior, así como está ocurriendo con la producción de maíz, que ha llegado a muy buenos niveles en la presente cosecha.

En lo que va del año, hasta agosto, se han exportado 3 millones de toneladas menos de soja de lo que se había embarcado en igual período del año pasado. Debido a ello han dejado de ingresar 1.235 millo­nes de dólares frente a lo que se consiguió en igual período del 2021, de acuerdo con la contabilidad de la Cámara Paraguaya de Exportadores de Cereales y Oleagino­sas (Capeco). Esto se debió a que, en ese tiempo, el año pasado se había alcanzado a vender el grano por valor de 2.338,7 millones de dólares, en tanto que hasta agosto del 2022 solo se ha facturado por 1.102,9 millones de dólares, lo que repre­senta una caída del 52,8%.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), el oráculo más importante en la materia, ha señalado en su último reporte que existe la expecta­tiva de que Paraguay alcance una pro­ducción de 10 millones de toneladas en la zafra 2022/23. Menciona que nuestros dos principales vecinos, Brasil y Argen­tina, también conseguirán una buena producción. Esto después del período que ha sido decididamente malo para la producción y exportación del grano, no solo para nuestro país sino para las otras naciones productoras, por lo que el anun­cio de una buena cosecha eleva las expec­tativas de mejores exportaciones; pero solo para el 2023, cuando el cultivo que se está iniciando en este semestre pueda dar sus frutos en la primera mitad del año venidero. Siempre que el régimen de llu­vias sea el adecuado.

La Unión de Gremios de la Producción (UGP) tiene similares estimaciones del cultivo de la oleaginosa a lo señalado por el organismo económico de los Estados Unidos. En tanto que en el Ministerio de Agricultura y Ganadería se cree que este año la siembra del grano alcanzará 3.600.000 hectáreas en todo el país, de las que algo más de 860.000 serán en parce­las de pequeños agricultores con menos de 20 hectáreas. El resto se hará en sitios de mayores dimensiones de los media­nos y grandes productores en los departa­mentos de Alto Paraná, Itapúa y Canin­deyú, que son los más importantes en la producción de la oleaginosa.

En los gremios agrícolas se aguarda que la producción y exportación de soja se con­tagien del excelente desempeño que están registrando las de maíz, que hasta agosto han mostrado muy buenos resultados. Al final del octavo mes del año se ha llegado a exportar 1.309.541 toneladas de esta cereal, cifra que, si se compara con la can­tidad embarcada hasta el mismo mes del 2021, que fue de 245.552 toneladas, repre­senta un incremento de 433%, un alza muy significativa que ha elevado el humor de los productores. Aparte de Brasil, que es el principal comprador de nuestro país, el producto se ha exportado a Uruguay y Chile, además de numerosas naciones del mundo, algunas muy lejanas, como Ara­bia Saudita, Túnez, Marruecos y Corea del Sur.

Si la campaña sojera que se está iniciando llega a alcanzar la buena producción y las excelentes ventas que está registrando el maíz, los productores de la oleaginosa estiman que podrán superar los golpes negativos causados por la mala cosecha anterior.

Los pronósticos que se conocen hasta ahora indican que este será un año agrí­cola mejor al anterior porque los diver­sos elementos que intervienen presentan buenos augurios. Es de esperar que para acompañar el nuevo proceso agrícola también haya un mayor apoyo de las auto­ridades nacionales y así se pueda dar más seguridad a la producción del campo. Por­que la experiencia demuestra que cuando al campo le va bien, el país entero se bene­ficia. LN

Sigue leyendo
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Tendencias